remedios acne facial

Rutina diaria para combatir el acné

 

Como muchas personas lamentan a diario, el acné sigue siendo uno de los problemas dermatológicos más frecuentes entre jóvenes y adultos. Tanto es así que representa el 25% de las consultas dermatológicas, según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

 

Ni la alimentación rica en grasas y productos procesados ni la polución ambiental de nuestras ciudades nos ayudan en absoluto en esta batalla cotidiana. Por ello, una rutina preventiva debe ir enfocada a compensar estos dos factores negativos: por un lado, hay procurar llevar una alimentación sana, baja en grasas saturadas; y por el otro, se hará necesario incorporar pequeños rituales de limpieza diarios que desobstruyan los poros del cutis. Si te encuentras entre los afectados, a continuación te proponemos algunos consejos para ayudarte a vencer de una vez por todas, la ardua lucha contra el acné.

 

Ritual diario de limpieza

Es importante que asumas como hábito inquebrantable el lavarte la zona afectada dos veces al día (mañana y noche), limpiándola con delicadeza y secándola sin restregar. A continuación, hay que aplicar un tónico facial y una crema hidratante libre de aceites. De la elección de los cosméticos adecuados puede depender toda la efectividad del tratamiento, por lo que te recomendamos que consultes con tu dermatólogo o en tu farmacia habitual la gama de productos más indicada para tu caso concreto.

 

Ten en cuenta la zona afectada

A la hora de escoger los productos adecuados para combatir nuestro acné, hay que tener en cuenta tanto el tipo de piel a tratar como la zona del cuerpo afectada. Porque el acné no solamente puede aparecer en el rostro, sino que también es frecuente en la espalda y en el pecho y, por lo general, la resistencia del mismo varía según la zona en que se encuentre. Si tu acné se encuentra en áreas diferentes al mismo tiempo, es probable que necesites un producto distinto para cada una.

Esto es lo mismo que cuidar de una zona donde has tenido una lesión. Imagínate que por problemas de movilidad debes de tratarte la rodilla con un producto especial para curar el dolor artrósico y necesitas inyecciones de ácido hialurónico de synvisc para mejorar, pues durante el resto del día siempre preocuparías no tocarte la zona afectada o no recibir golpes…

 

¡No te toques!

Por supuesto, andar toqueteándose las regiones afectadas está terminantemente prohibido si queremos mejorar el problema. Si lo hacemos, es probable que nuestras manos sean portadoras de bacterias que puedan aumentar el riesgo de infección, y aumentaremos el riesgo de dejar cicatrices y manchas.

 

Una dieta equilibrada

Lo que le das a tu cuerpo se refleja en tu piel. Por ello es importante que tu alimentación sea sana, baja en grasas saturadas y azúcares refinados. Tu principal aliado: el agua. Hidrátate con frecuencia y sentirás la diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *